Señoras, las señoras

Ellas, más que nadie que conozca, ponen sus raíces como epicentro de su desarrollo, su cultura como la base para avanzar y el territorio como única y verdadera riqueza.